En la segunda mitad del siglo XVIII, se inició en Gran Bretaña la revolución industrial, que transformó profundamente las relaciones económicas y sociales en Europa Occidental. Se desarrolló en dos fases:

-1ª fase: Se inició en Gran Bretaña en el último tercio del siglo XVIII. Se produjeron los primeros cambios con las nuevas fuentes de energia, el carbón, y el empleo de maquinaria en las fábricas.
Por otra parte con la mejora del transporte hubo una mejor distribución de las materias primas y los productos manufacturados.
A principios del siglo XIX, la revolución industrial se difundió a otros paìses europeos, como Alemania, Francia y Bélgica.

-2ª fase: En 1870 la revolución industrial se extendió por otros países europeos, EEUU y Japón. Se desarrollaron numerosos inventos y se aplicaron modernas fuentes de energía, como la electricidad.